CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

NEUROCUANTICA                                         

NEUROCUANTICA:  

el poder de cambiar y las neuronas


Definición: axón
El axón es la prolongación distal de la neurona.  Este se encuentra recubierto de mielina que es como el aislante de un cable. El  axón a su vez es como un cableado (un grupo de neuronas interconectadas) que dispara el estimulo ante determinado comportamiento  (en realidad responde a un emoción).   Otros disparadores que quizás no tengan que ver con el evento que originalmente desencadenó ese cableado (por ejemplo una maestra me ridiculizo de niña/o)  dispara ese cableado y la respuesta es alterada. Lo que se intenta hacer con distintas técnicas cognitivas o psicoterapéuticas hoy en día es desarrollar nuevos cableados,  algo así como una nueva red de neuronas para cambiar patrones de pensamientos disfuncionales.


                                                                    Por Alberto Ivern, filósofo
                                     
        

El cambio y las neuronas

Nuestras neuronas contienen información disponible para uno. Pero esa información aislada no tiene sentido.  Adquiere significado cuando se conecta con otra información o sea con otra neurona.  Esa conexión entre la información de una neurona con la de otra como definimos anteriormente se llama axón*”.  El axón, describiéndolo en forma simple, es un impulso eléctrico.  Lo importante es que una vez que se ha establecido un axón, es decir una conexión entre dos informaciones, ese axón se dispara automáticamente.  Por ejemplo, si yo tengo asociada la idea de “progresar” a la idea de “sacrificio,” cada vez que piense en progresar, automáticamente, voy a pensar también
en sacrificarme, pues tengo conectadas
esas dos informaciones, es como si una incluyera a la otra.



 El axón es la extensión de la neurona que lleva la información  hacia otra zona de la siguiente neurona llamada dendritas. O sea la neurona tiene un cuerpo y dos extremos de prolongaciones: una por la que recibe (dendritas) y otra por la que transmite (axón) La conexión entre dos neuronas se realiza a través de neurotransmisores que son sustancias químicas.   El impulso nervioso viaja eléctricamente por dendritas y axones y se descarga en el espacio sináptico como neurotransmisores.  Cuando hay una conducta adictiva o sistemática, hay una red, un cableado neuronal,  que responde.   Este cableado a veces es patológico por lo repetitivo. 
El  tema pasa por aprender a establecer nuevos cableados para modificar la   conducta, lo cual es posible  gracias  a la plasticidad que tiene el sistema de   crear nuevas conexiones.                                                                                          

(Nota: recomendamos ver la película  “What the Bleep do We Know” o su nueva versión “Down The Rabbit  Whole” que en español se llama ¿Qué Rayos Sabemos?, donde el concepto del funcionamiento de los axones está muy bien graficado)

Dejemos ahora de lado cómo se produjo la conexión a nivel neurológico, y pensemos que ocurrió en nuestro “pasado,”  en un entorno familiar, personal, social… y que ahora se dispara automáticamente.

Si alguien me habla de progresar, yo, de inmediato, pienso que me están hablando de mayor sacrificio.  No puedo concebir otra forma de progreso: placentero, sencillo, inmediato, auto estimulante, etc.  La mala noticia es que ese “axón” seguirá allí instalado, disparándose sólo sin mi control.  Pero la buena noticia es que es posible generar nuevos axones (asociaciones), es decir asociar  la idea de progreso a otras estrategias y emociones, a otras formas de lograrlo (recordemos que la plasticidad que tiene el sistema nos permite hacerlo.)

Para ello es útil revisar aquel pasado en el cual se formó esa asociación que ahora me molesta o ya no me sirve.  Revisarlo no para “volver para atrás” (lo cual es, además, imposible) sino para rescatar otras probables representaciones de ese pasado.  Por ejemplo: es posible que hayan habido otros parientes, otros conciudadanos, otros amigos incluso, que progresaron sin tanto sacrificio; hubieron otros que se sacrificaron más que yo y sin embargo no por eso progresaron. Mi fórmula progreso = sacrificio se va des-absolutizando.

Si no encuentro ejemplos entre el núcleo de mis conocidos, puedo alargar mi mirada más allá de mi barrio, de mi pueblo… Siempre voy a encontrar diferentes experiencias de otros caminos/alternativas para progresar, otras estrategias, otros modelos… que “relativicen” el mío, que me inspiren y debiliten el viejo e inservible.
 
Ahora puedo ver que sacrificarse es una de las opciones posibles, no la única opción.  Puedo ver que hay otras posibilidades y que puedo apropiarme de alguna o de varias de ellas, para progresar.  Voy a poder empezar a pensar en progresar desde otras imágenes, desde otros paisajes, desde otros aromas, sensaciones, sentimientos…es decir desde otras vibraciones.

Según la neurocuántica, a medida que utilice estas nuevas asociaciones de datos –aunque aquel viejo axón siga funcionando, y por un tiempo, contin
úe mal aconsejándome, como un molesto “otro yo”-, aquella vieja conexión irá dejando de ser la única-válida -posible forma de lograr algo hasta quedar definitivamente en desuso.  Aparecerán nuevas opciones: se ensancha el campo de mi libertad.

Este nuevo sentido de “revisar el pasado”, no es un “mirar para atrás” sino un mirar cómo estamos mirando.  Poder revisar esa mirada, que cargamos  como un mandato, y poder modificarla, permiti
éndonos otras miradas posibles, incluso, desde aquellos contextos pasados en los que pretendían justificarse.  Se trata de revisar “eso que hicieron con nosotros”, como diría Sartre.

Si no producimos esas  nuevas opciones y nos quedamo
s con esa única-válida-verdadera-posible forma de accionar, de encarar, de emprender…que traemos  del pasado,  entonces aquel “pasado”, lejos de “no existir” – como se pretende, ingenuamente,  sigue “estando” ¿Dónde?  Adentro nuestro y sigue incidiendo ¿Cómo? , replicándose indefinidamente.  Se convierte en un “proyecto de futuro”.  El futuro se vuelve  tan inexorable como el rígido ayer, como dice Borges en el prólogo al “Libro de los Cambios”.  

En cambio el sujeto que logra des-sujetarse de esos automatismos, que como mandatos operaban sobre él cada vez que pretendía “elegir su propio destino”, ahora, a medida que logra concebir su deseo, empieza a registrar oportunidades que antes no podía registrar, precisamente porque no las “concebía”  (no podía creerlas, imaginarlas) o no las concebía para sí (no se concebía merecedor de ellas).  Finalmente lo que siempre quiso, “se le ha dado”, ha podido “hacerlo posible”.  

Lic. Alberto Ivern.
Filósofo. Univ. Buenos Aires-Argentina
www.albertoivern.com.ar



 *El axón
o cilindroeje o neurita es una prolongación filiforme de la célula nerviosa, a través de la cual viaja el impulso nervioso de forma unidireccional, y que establece contacto con otra célula mediante ramificaciones terminales.


CONSULTA DE UN MIEMBRO DE CreandoTuVida

Dr. Alberto Ivern ,
Me parece increíble el mudo de la neurocuántica !!!! Estoy buscando un cambio de actitud. Tener pensamientos más positivos y no tengo buena memoria. Me cuesta estudiar y concentrarme (estudio derecho)Como podría tener un tratamiento. ¿Que podría hacer? Vivo en Lima. ¿Hay alguien aquí que se dedique a esta actividad  o terapia cuántica que usted me podría recomendar o en todo caso orientar? Le agradezco de antemano; Espero su pronta respuesta
Colette K. Lima, Perú

Querida Colette:
Intentar
é brevemente contestar tu pregunta.

Cambio de actitud:
Si puedes visualizar claramente la actitud indeseada, que tal vez se reitera automáticamente es decir  antes que la puedas sustituir por otra, una actitud  que vuelve a aparecer furtivamente, cuando te encuentra desatenta, sin que lo puedas evitar…Tal vez puedas llegar a averiguar qué beneficios te trae o a quién estás conformando con esa actitud, como suele decirse popularmente “quien te manda” a que seas así. Ese “otro” en vos ¿a dónde quiere llevarte? ¿qué quiere que seas? ¿de qué quiere que te defiendas?  Esta especie de “génesis” de esta actitud, junto con la posibilidad de visualizarla, es decir de mirarla como una opción actitudinal que se ha automatizado, pero que no es fatal, que podría erradicarse, sustituirse por otra; toda esa conciencia te permitirá decidir si quieres seguir teniéndola o no. Podríamos suponer, por lo que decís,  que no la quieres, que no quieres que te siga apareciendo y estás dispuesta a dejar de actuar así, automáticamente. Quieres pasar de ese comportamiento automático a un comportamiento autónomo. Ahora bien, para decidir y automatizar la nueva actitud, la que quieres que forme parte de tu modo de ser habitual, tenemos que hacer el camino inverso. Primero imaginarte la nueva actitud, imaginarte tú  teniendo esa nueva actitud: teatralizándola, “viéndote” a ti  misma  con esa nueva actitud. Mereciéndote esa nueva actitud, siendo reconocida por esa nueva actitud y siendo “reprendida” por aquel “otro” en ti, que te quería de aquel otro modo. Aquel “otro” se va a enojar, te va a hacer sentir mal por haberlo desobedecido y te hará muchos trucos (trampas) para que vuelvas a la actitud de la cual deseas  liberarte. Es preciso que persistas en el deseo, que sigas contradiciendo ese mandato, hasta que logres automatizar la nueva actitud y el otro mecanismo quede  cada vez más en desuso.
Bibliografía: esto está muy bien explicado en el libro  “Cambio o resignación” de la editorial Ciudad Nueva (Buenos Aires, Argentina), lee especialmente  los 3 primeros capítulos y el último.
 
Tener pensamientos más positivos
 
Positivo es todo aquel pensamiento que te libera de una sujeción. Cuando logramos concebir una opción en lugar de resignarnos y quedar atrapados. Para alguien puede ser “positivo” ordenarse un poco, asumir ciertas reglas y códigos de convivencia;  mientras que para otra persona puede ser positivo “desordenarse” un poco, flexibilizar su estructura yoica… Ser positivo es sentir que eres co-imprescindible para que el universo mantenga su mejor brillo, que es mejor para todos que tú  seas feliz y que son más los que se alegran de que lo seas. El signo de que eres una persona positiva es que eres agradecida de todo lo que tienes, de lo que eres, de lo que no eres, de lo que no tienes. No dejes pasar un día sin agradecer.  Si logras sostenerte en estos pensamientos, ellos te convertirán en un ser de luz, en un aroma agradable, en alguien a quien otros acudirán en busca de un secreto. Y todo el universo se acomodará, te sostendrás en  la alegría de ser y de co-existir. El secreto es sencillo: creer es crear. Devenimos lo que pensamos.
 
La buena memoria
La memoria no es ni buena ni mala, ni poca ni mucha, no es un depósito sino una operación que consiste en la administración de los recuerdos y de los olvidos, una operación por la cual priorizamos algunas cosas, sepultamos otras, resucitamos otras, etc. A medida que puedas concebir lo que deseas vas a poder priorizar esos datos y ponerlos en el umbral de lo recordable.
Hay cosas que no nos permitimos recordar porque en el fondo no nos gustan o nos hacen daño, nos dan miedo, sueño… o simplemente porque  sólo hacemos un esfuerzo por recordarlas pero no sentimos ninguna pasión en ello, no hay un “para qué” que provoque el re-cuerdo (el querer volver a vibrar en esa cuerda).
 
Con respecto a terapia cuántica en Lima  no conozco a nadie que se dedique a ello, tal vez puedes conectarte con Marcelo Diaz, Marcelo Diaz <cheiro@kewen.com.ar>; Marcelo Diaz cheiro2006@gmail.com . El vive actualmente en Argentina (entre Mar del Plata y Buenos Aires). Le puedes consultar estas mismas cosas que me preguntas a mí, y hacerlo de parte mía. Conviene que le digas algo más acerca de ti: una pequeña historia, para que las respuestas no sean tan genéricas como las que yo te envío.


Prof. Lic. Alberto Ivern



Website Builder