CreandoTuVida
                              una nueva forma de vivir                   
                                                                                                                                                                    
Emba
jada de Paz

Your Subtitle text

PENSAMIENTOS, PAZ

 
CreandoTuVida - Embajada de Paz

HABLEMOS DE PAZ
PENSAMIENTOS - REFLEXIONES
Para tener presente, para recordar,
para elegir ante todo y siempre: LA PAZ

"Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz."  Confucio

_______________________________________________________________________
CreandoTuVida  pregunta:
¿Cómo podemos cada uno de nosotros, como habitantes de este planeta, colaborar  con la paz desde nuestra experiencia diaria individual?

_________________________________________________________________________
Licenciado Carlos González
Divulgador de los Nuevos Paradigmas Científicos


"De la misma manera que la flor anuncia el fruto, la paz es mensajera de la alegría" Carlos González

El Licenciado Carlos González reflexiona sobre la paz
CreandoTuVida-¿Cómo puede el hombre común colaborar desde su vida para la paz?
En primer lugar, olvidándose de que es común, todos somos seres únicos. El desplegar nuestros dones y sueños conlleva consigo una felicidad tan grande que podemos iluminar hasta las zonas más oscuras y violentas de la humanidad. En el fondo, todo humano tiene el mismo problema: encontrar su lugar en la sociedad. La competitividad y otras creencias limitantes son obstáculos para lograrlo. No es tiempo de revoluciones, sino de descubrimiento de nuestros potenciales; por eso una nueva educación es vital en un camino hacia la paz. No importa la enseñanza que hayamos recibido, porque en los nuevos paradigmas uno se convierte en su propio educador. ¿Qué nos impide aprender de nuevo….? No podemos encontrar la paz en nosotros si no iniciamos un camino interior para integrar todas nuestras partes. Sólo hay un “pegamento” capaz de hacerlo: el amor. Desde él, el juicio y el juicio al que juzga, pierden toda su fuerza y la mente logra claridad, pudiendo desplegarse una auténtica inteligencia. En resumen, la paz es fruto de la propia búsqueda de la autenticidad y de aprender a amar y a aceptar todas nuestras partes. La paz de la humanidad consistiría en sentarnos a la mesa para compartir y saborear dicho fruto.

Más sobre Carlos González >>>
______________________________________________________________________

Licenciado Alberto Ivern 
filósofo

"Es mejor perder una discusión que perder paz.  Es mejor dejar de tener razón y tener paz, dejar de subir  primeros y subir en paz..." Alberto Ivern

El Licenciado Alberto Ivern reflexiona sobre la paz
•    Quisiera que construyéramos una representación activa, -inter-activa-, de la paz. Es decir que la imagináramos como una dinámica de recíprocos reconocimientos, de recíprocas donaciones de “sí”, como la alegría de poder reciprocar. La paz es esa vibración a la cual llamamos concordar. Es más bien un abrazo que una cerradura inviolable. Es más bien confianza que garantías.
•    Más que buscar caminos para alcanzar la paz, deberíamos pensar que la paz es el camino para alcanzar la plenitud de nosotros, de ese nosotros a construir con otros. Pero ello no significa quedarse esperando que los demás hagan algo o dejen de hacer algo.  No es necesario esperar a que no haya guerras, odios, envidias, luchas por el poder, pujas por sobresalir, etc.  Es posible contemplar todo eso desde la paz que ya nos da el reciprocar posible, el que podamos establecer con alguien, con un semejante o con un animal, con una planta o una montaña, con cualquier partecita DEL UNIVERSO desde la cual logremos reciprocar con El.
•    Tampoco es necesario ser perfectos, alcanzar algún grado especial de equilibrio o de poder de la mente, para intentar vivir en paz. Basta producir un gesto de paz, aunque sea fugaz, aunque dure un segundo. Por un segundo ser agradecido, felicitar a otro por su triunfo, decirle a otro cuánto poder tienen sus deseos, liberar a un otro de la culpa de odiarnos...o cualquier otro gesto, actitud o acción que nos conecte con la paz. Valorar ese segundo  como esa flor tan blanca que nace en un pantano y que vuelve bello y hasta necesario al pantano.
•    Es mejor perder una discusión que perder paz.  Es mejor dejar de tener razón y tener paz, dejar de subir  primeros y subir en paz.
•    Siendo y estando en paz provocamos opciones de paz. No hay afuera ni adentro de nosotros, hay afuera y adentro de la paz.


Más sobre Alberto Ivern >>>

____________________________________________________________________
Inés Palomeque  
                  Presidente de Mil Milenios de Paz
Directora de Proyectos Cultura de Paz
de Fundación Paz Ecología y Arte
                  Miembro del Equipo Ejecutivo del Consejo de Paz de la Republica Argentina
 
"Una vez que observamos nuestro interior, sin condenar ni justificar, DESPIERTA  nuestra conciencia y descubrimos quienes somos. Recién entonces podemos cambiar, modificar o transformarnos para que todo se ajuste a nuestros principios y valores más profundos..." Inés Palomeque


Un tiempo atrás le pregunté a un amigo, “¿Cómo descubriste tu identidad?” A lo cual respondió,  “Estudié  muchos años tratando de averiguarlo y finalmente encontré la respuesta cuando intenté  ingresar a un barrio privado. Allí había un cartel que decía: Pare, apague el motor, encienda la luz interior e identifíquese.”

¿Cómo podemos colaborar con la paz? Descubriendo la paz que somos, agradeciendo por la paz que podemos sentir, percibir, dar e imaginar. Podemos colaborar con la paz desde nuestra experiencia diaria, aprendiendo a cuidar la  mente, así como cuidamos el  cuerpo, nuestro lugar de trabajo o la computadora.  

Todos los días cuando termino de trabajar en mi PC,  aprieto el botón  ”apagar”.  En ese momento hay quietud, la información, programas, mensajes, carpetas, y  planillas, siguen almacenadas, esperando que nuevamente encienda la computadora  para reiniciar el trabajo. Nosotros también tenemos que aprender a apagar nuestra mente para que se aquiete y serene.  Un paso posterior es aprender a conservar ese estado de calma. No es cuestión de rezar o meditar y pegar un grito si alguien nos interrumpe. Tenemos que  descubrir la paz que hay dentro nuestro y vivir desde ese estado  el mayor tiempo posible, sabiendo que nos da bienestar.

Intentemos recordar  en qué  momentos o circunstancias sentimos, tenemos o perdemos la paz.  Aprendamos a darnos cuenta qué parte de nuestro cuerpo acusa su ausencia.  Es un buen ejercicio y entrenamiento  que nos ayuda a conocer  y reconocer pensamientos, sentimientos, actitudes, conductas y acciones.

Una vez que observamos nuestro interior, sin condenar ni justificar, DESPIERTA  nuestra conciencia y descubrimos quienes somos. Recién entonces podemos cambiar, modificar o transformarnos para que todo se ajuste a nuestros principios y valores más profundos. Cuando se desarrolla y expande nuestra conciencia, descubrimos nuestro máximo sueño y cómo alcanzarlo. Se revela nuestra misión y  propósito en la vida,  se ve con  claridad  el sentido hacia el cual nos dirigimos  y cuál es nuestro lugar en el mundo.

Descubrir la paz que somos y que está dentro nuestro ayuda a preservar la vida de todos los seres de nuestro planeta de manera sustentable y duradera. Todos podemos dar y recibir  paz, amor y gratitud. Todos podemos iluminar el camino, renovar la  esperanza, hoy, aquí, ahora en cada instante y lugar: en casa, en el trabajo, en la calle o en la oficina. Entre todos podemos construir un mundo justo y solidario. Apto para grandes y chicos porque SOMOS PAZ.
Más sobre Inés Palomeque >>>

____________________________________________________________________
Silvia y Jorge Patrono
creadores de CreandoTuVida

"La paz es un trabajo diario que incluye  regalarme una sonrisa en el espejo a la mañana antes de salir de mi casa, prestar atención a cómo saludo a mi vecino, cómo le hablo a la gente que conozco y a la que no conozco,
cómo recibo y entrego amor." Silvia Patrono

Silvia y Jorge Patrono reflexionan sobre la paz
Deseamos la paz, hablamos de paz, pero no sólo nos cuesta reconocerla, muchas veces en estados propios o en los espacios en que nos encontramos, sino que hasta nos perdemos en la vorágine diaria pensando que podemos conquistar trabajos, relaciones, territorios sin ella.  Es fundamental comenzar a hablar de la paz individual, de entender que hay que mirar primero hacia adentro y desde ese estado armonioso de amor y balance aprender a mirar el mundo que nos rodea.  La paz es un trabajo diario que incluye  regalarme una sonrisa en el espejo a la mañana antes de salir de mi casa, prestar atención a  cómo saludo a mi vecino,  cómo recibo y entrego amor, cómo le hablo a la gente que conozco y a la que no conozco.  La paz es un hábito que creamos cuando dejamos de criticar y de juzgar a los demás, cuando cada cosa que hacemos o decimos está basada en la experiencia que queremos vivir, respetándonos a nosotros mismos y a los otros, lejos del conflicto, expandiéndonos como seres creativos y elevando nuestro nivel vibratorio.  Tengamos hoy como objetivo descubrir las cosas que nos producen paz en nuestra vida y desde esa vibración observemos nuestro entorno.  El mundo que creemos conocer es probable que se desvanezca y dé lugar a uno nuevo.  De cada uno de nosotros depende.
Más sobre Silvia y Jorge Patrono >>>

____________________________________________________________________
Dr. Alejandro Sañudo 
  Juez de Cámara  y Embajador de Paz 


"En cualquier proyecto el punto de partida tiene que ser siempre una idea sana."
Dr. Alejandro Sañudo


El Dr. Alejandro Sañudo, juez de cámara, reflexiona sobre la paz
Es fundamental tener en cuenta que la base de todas nuestras acciones son nuestros propios pensamientos...
El hombre común, desde su tarea o rol de obrero, oficinista, profesional, padre, madre, hijo… puede crear paz si comienza a revisar el propósito que hay detrás de sus pensamientos. Lleva sólo preguntarse, cuál es el propósito o intención de su pensamiento: por qué hace lo que hace, o por qué va a decir lo que va a decir, o por qué va a dejar de hacer lo que está por dejar de hacer. Si es muy elevado el nivel de sus pensamientos, podrá asegurarse de que lo que vaya detrás de su acción tenga como propósito producir un beneficio para él, su familia, sus seres queridos o para el prójimo en general.  Lo que vale de parte de cualquier persona es la actitud que tenga frente a los demás. ¿Puedo acercarme y escuchar? ¿Siento empatía? ¿Puedo hacer silencio y esperar para ver qué es lo más conveniente tanto para mí como para el otro? ¿Puedo generar alguna salida momentánea para que esa persona se sienta mejor? Mis acciones tienen que contener la intención de generar o mantener una atmósfera de paz y de ese modo contribuyo positivamente.
 
Toda pregunta o actitud que tenga por detrás una simple curiosidad o "quedar bien" o "tratar de sacar un beneficio" (le hago un favor a esta persona para que en el futuro me haga otro a mí), se transforma en una acción negativa o turbia.  Se aleja de la paz. El pensamiento tiene que pasar por el filtro de la pureza y la nobleza antes de la acción. Entonces, con un esfuerzo mínimo, cualquier persona, puede chequear si lo que está por hacer o decir o preguntar, nace del sano propósito de ayudar, colaborar, construir  contribuir...
 
Cuando se trata de las noticias de los diarios y televisión, ya no le encuentro sentido escucharlas y analizarlas si no es porque uno va a tratar de generar alguna solución, o sencillamente para informarse, para estar al tanto de lo que está pasando y estar alerta por seguridad, por precaución. De lo contrario, ver noticias sobre violencia de punta a punta, una y otra vez, noticiero tras noticiero, no genera ningún beneficio ni en uno, ni en los protagonistas, ni en el entorno. Termina siendo puro “morbo”.  Es preferible no persistir en escuchar o ver cosas violentas o tremendas porque  va a quitar energías y  mejor reservarlas para acciones positivas, para estar bien uno y por ende crear paz. La clave está en no  caer en la cultura de la queja, o repetir la queja de otros, o escuchar cómo se quejan y no hacer nada. Eso sí, nadie exige soluciones heroicas o exitosísimas, uno hace lo mejor que puede y sabe. Eso ya es mucho.
 
EN CUALQUIER PROYECTO EL PUNTO DE PARTIDA TIENE QUE SER UNA IDEA SANA.
He entendido (en  encuentros espirituales como con Moira Lowe) que todo aquel pensamiento que traiga como consecuencia un perjuicio es negativo y por lo tanto, no es noble ni puro. Si cada persona intentara cuestionarse la intención de sus actos (¿Son positivos o negativos?) antes de convertirlos en acciones, estará contribuyendo con la paz.  De a poco la mayoría de sus acciones tendrán como propósito generar beneficio, y si esto se generalizara, generaría a su vez situaciones de paz porque todos sentirían la diferencia y aumentaría la confianza de unos a otros, lo que ayudaría para vivir más calmados, en “confianza”. Por contraposición, vivir desconfiando de todo y de todos, recibir preguntas o palabras que te provocan más ira o dolor del que ya tienes, te aleja definitivamente de la paz.
 
La preguntas que muchos hacen (ejemplo bastante conocido ) es, ¿Cómo te sientes cuando regalas  algo desde el corazón? ¿No sientes algo agradable al darlo? ¿Cómo te sientes cuando alguien desinteresadamente te hace un favor o te consuela, o te hace un regalo inesperado?  ¿No te pasa que sientes como una euforia o ganas de dar algo? ¿Qué sentiríamos entonces regalando y recibiendo paz? Cuando uno brinda paz, tiene que sentir la paz/el bienestar antes. Si yo estoy tristísimo y llorando, no puedo acercarme a otro que está triste y ofrecerle consuelo.  Nadie puede transmitir paz si no está en paz. Sería una contradicción transmitirla desde nuestras áreas tormentosas.

En un encuentro que forma parte de la campaña "Elige la Calma" que organizaron Moira Lowe y la Senadora María Eugenia Estenssoro en el Senado, una de las conferencistas proveniente de la India, contó la historia de un bosque ardiendo en llamas. Todos los animalitos debían abandonar sus nidos, pero un pajarito, se puso a buscar gotitas de agua de un arroyo lejano, iba y venía  depositando las gotitas sobre el nido. Mientras lo hacía, los demás animalitos empezaron a burlarse y a criticarlo. ¿Cómo podía creer que él solo iba a poder apagar el incendio? El pajarito les contestó, "Simplemente hago lo que yo puedo hacer.” Al rato empezó  a caer una intensa llovizna que apagó el incendio. ¿La conclusión del cuento? Cada uno tiene que hacer su mejor aporte, el resto está en manos de Dios.
 
Moira Lowe, en un viaje a Maimará, Jujuy, al escuchar mi preocupación y ansiedad por ver que todas las actividades con los jóvenes con quienes estaba trabajando saliesen bien, me recordó que yo tenía que hacer mi parte, pero que a su vez yo soy un instrumento de Dios, y que del resto se encargaba Dios porque la obra es de él  y no mía. Me calmó. Desde ese momento, intento distinguir cuál es mi parte, y hasta donde me toca a mí.

Por supuesto que la verdadera ejercitación personal es tratar de asegurarse que "el aporte" venga desde "tu paz", lo que no es tan sencillo distinguir. Por eso mismo se trata de una práctica constante que vale la pena por la enorme y plena satisfacción que produce sentir la energía que proviene de tu paz interior.  Esa emoción es similar a lo que se siente cuando se logra consolar a un hijo triste, o en ese profundo entendiendo con él, o cuando te abraza por lo feliz que se siente al recordarle sus cualidades por sobre otros aspectos y  levanta su autoestima.

Más sobre Dr. Alejandro Sañudo >>>

____________________________________________________________________

Nuestros miembros también nos envían sus reflexiones sobre la PAZ. ¡Envíanos la tuya! >>>>>>>>>>>>>>>>>
__________________________________________________________________________
La paz tiene una vibración particular. La buscas incansablemente, cuando estás listo, así de repente, aparece y se queda contigo. Nada te pide, todo te da.
Elena F. Werner – Paraná, Argentina

Concibo la paz cuando se alcanza armonía en nuestra vida, es decir somos seres susceptibles de trascender, al comprobar el alcance humano de los objetivos que nos hemos trazado. Es el deseo sincero  que pongamos en lograrlos con el ánimo de transmitir a otros el beneficio que reporta  y que está dado por una vida sencilla, generosa, desinteresada y en perfecta relación con la naturaleza. La paz es el respeto a la vida de todos los seres que la conforman, reconociendo nuestras limitaciones y aceptando que podemos equivocarnos, más podemos corregir y acentuar nuestras bondades. La paz no es otra cosa que poder vivir una vida plena libre y de respeto y consideración al prójimo y en consecuencia fascinante fructífera y en paz. Rubén Muñoz – Caracas, Venezuela


______________________________________________________________________

Como Embajada de Paz, CreandoTuVida, desea dedicar este espacio a toda noticia que contribuya a la paz desde la acción del amor, la unión y la construcción. 
Si tienes una historia donde la paz es el motor motivador o la meta, pues escríbenos tu historia o
proyecto para publicarlo en CreandoTuVida – CreandoPaz
Jorge y Silvia Patrono
creadores de
CreandoTuVida
Embajadores de Paz

Volver a Inicio >>
Volver a Creando Paz >>
Más reflexiones inspiracionales >>
Website Builder